Municiones estadounidenses utilizadas en represión en Buenaventura


CTS tear gas canister

Acción Permanente por la Paz está seriamente perturbada por el uso de municiones estadounidenses -específicamente los gases lacrimógenos y las balas de goma- en la violenta represión estatal del Paro Cívico en la ciudad de Buenaventura. El puerto afro-colombiano históricamente ha sido abandonado, empobrecido y asolado por el conflicto.


El martes 16 de mayo de 2017, aproximadamente 89 organizaciones de la sociedad civil, unidas bajo la figura del Comité del Paro Cívico, iniciaron un paro cívico indefinido en Buenaventura. El viernes 19 de mayo, la Policía Nacional y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) atacaron un bloqueo pacífico, utilizando gas lacrimógeno, helicópteros, bombas aturdidoras y balas de goma contra niños, mujeres embarazadas, jóvenes y ancianos.


Trágicamente, el martes 30 de mayo, nuestra organización acompañada colombiana, La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, también nos informó que en el contexto de esta intensa represión, dos residentes de Buenaventura fueron asesinados por el grupo paramilitar Gaitanista. Y al menos seis personas han sido reportadas heridas desde que el ESMAD comenzó a disparar contra civiles con armas de fuego, comenzando en la madrugada del miércoles 31 de mayo.


Después de los ataques del 19 de mayo, Acción Permanente por la Paz pidió a los funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos y a la dirección del Congreso que presionaran al gobierno colombiano para que lograra una solución pacífica a los auténticos problemas planteados por el paro cívico. Desafortunadamente, a medida que la violenta represión estatal ha continuado, el gobierno colombiano ha negado repetidamente la solicitud del Comité Cívico de declarar una emergencia económica, social y ecológica.


Y los informes han proliferado sobre el l ESMAD usando fuerza indebida, incluyendo el uso de los gases lacrimógenos y las balas de goma, contra la comunidad afro-colombiana que protestaba pacíficamente en las calles, así como contra miembros de la comunidad (niños entre ellos) en sus hogares. Lamentablemente, esta represión violenta se utiliza efectivamente para facilitar la continuación de los intereses de empresas privadas quienes benefician del uso del puerto. ¡Dígale al Congreso que esto debe parar!


Fotos de las latas de gas lacrimógeno recogidas de estos ataques muestran que están inscritas con la insignia de la línea de sistemas combinados tácticos (CTS) de la compañía estadounidense de productos de seguridad Combined Systems, Inc. (CSI).


Las protestas en desarrollo en el puerto afro-colombiano de Buenaventura subrayan que la ayuda de los Estados Unidos al ESMAD está directamente en conflicto con los $20 millones de dólares asignados bajo el Fondo de Apoyo Económico para el año fiscal 2017, el cual el Congreso ordenó distribuir a las comunidades afro-colombianas e indígenas. La ayuda estadounidense sería mejor empleada para atender las demandas de las manifestaciones, en lugar de reprimirlas.


¡Pide al Congreso de los Estados Unidos que deje de apoyar y transferir municiones al ESMAD ahora!


A pesar de la represión por parte del Estado colombiano, las manifestaciones de unidad de la comunidad han continuado, y las conversaciones han avanzado entre el Comité del Paro Cívico y los representantes del gobierno. El 29 de mayo, los negociadores acordaron crear un fondo especial para ayudar a resolver los problemas sociales, ambientales y económicos dentro de la región. Pero la represión debe detenerse para que se realice un progreso real.


Estamos en solidaridad con nuestros socios colombianos que arriesgan sus vidas para defender a sus comunidades y regiones: ¡dígale a su representante que deje de ayudar al ESMAD represivo ya!

Subscribe 

WFP Solidarity Collective

P.O. Box 6078

Minneapolis, MN  55406