Durante el primer aniversario, el Espacio Humanitario de Puente Nayero inspira la resistencia no-vio