“Nuestra guerra no es interna, sino impuesta”: Lecciones desde Colombia sobre la ayuda E