Como EEUU creó su propia crisis de migrantes